El desapego

El desapego

by Isahlife Transformadores, 7 octubre, 2019

Antes de comenzar a leer este artículo detente por un momento y cuestiónate, ¿cómo sería tu vida sin alguno de tus mejores amigos, o sin algún familiar cercano?, ¿podrías estar sin tu celular una semana?, ¿sería lo mismo si tuvieras que desprenderte de tu ropa favorita o de regalos que te han hecho otras personas? Sin todas estas cosas o personas, ¿seguirías siendo el mismo que antes? Tener miedo, angustia o tristeza al pensar cómo seriamos o estaríamos viviendo sin todas esas cosas que nos rodean es normal, la mayoría de nosotros vivimos apegados a todas estas situaciones en nuestra vida y es importante saber identificar cuáles son las relaciones que nos ayudan a un crecimiento personal y cuáles son las que solamente estamos en un apego que nos detiene para ser más libres.

Primero que nada, hay que entender que el apego en la vida es algo normal y que en algún punto de nuestras vidas todos hemos experimentado. Desde pequeños fuimos aprendiendo a crear apegos para generar vínculos con nuestro contexto. El apego tiene dos funciones en nuestra vida, protección y seguridad, pero, mientras vamos creciendo debemos de ser conscientes en este tema pues si no es así, podríamos generar vínculos que lleguen a adicciones y se vayan formando círculos donde solamente estén presentes el miedo, las limitaciones y las obsesiones que nos dominan tanto física como mentalmente.

A lo largo de toda nuestra vida, vamos desarrollando apegos a muchas situaciones, puede ser a nuestra familia, amistades, trabajos, a las parejas que vamos teniendo, a nuestras propias ideas y puntos de vista, incluso hoy en día en un mundo tan tecnológico podemos desarrollar apegos a los aparatos electrónicos, a objetos que no son esenciales en nuestra vida pero que el mismo marketing y los medios nos ha hecho creer que somos dependientes de ellos.

El tiempo pasa y cada día que continuamos vivos lo único seguro que tenemos es el cambio. Las personas que nos rodean cambian, la tecnología cambia, la naturaleza cambia, nosotros mismos cambiamos, no somos los mismos que ayer, o que hace un mes o un año y algo seguro es que el apego nos impide hacer un cambio. Cada vez que dependemos de algo o alguien solamente nos estamos limitando a ser libre, a tener un cambio, un crecimiento personal y poder ir desarrollando nuestra propia felicidad.

Pero, no se trata de romper todas esas uniones que vamos generando en nuestra vida, no se trata de ya no usar nuestro celular, o de no tener ropa que nos encanta utilizar, ni de decirle adiós a toda nuestra familia o amigos. Lo importante es poder vivir con las relaciones que son esenciales en nuestra vida, pero teniendo una independencia emocional y con una toma de decisiones más conscientes.

El desapego es la capacidad que tenemos de dejar ir y de ir fluyendo con la realidad, salirnos de nuestra zona de confort será necesario para practicar el desapego, si continuamos siempre en esta misma zona no podremos tener algún progreso, no habrá crecimiento personal ni una evolución en nuestra persona y nuestra alma.

Sin duda trabajar esto no es fácil, el desapego no llega de un día al otro, se debe ir practicando todos los días y aquí te dejamos algunos consejos y puntos importantes en este trabajo de desapego.

Lo más importante de todo es que te des cuenta de que el único responsable de las decisiones que tomas en la vida eres tu mismo. El apego requiere de mucha responsabilidad junto con valentía. Claro que es difícil trabajar un desapego a ideas y a las aprobaciones que muchas veces sentimos que necesitamos de parte de los demás. Es importante que cada uno vaya poniendo en práctica esto e ir trabajando en nuestra propia felicidad y no poner nuestra felicidad en manos de otros.

Nuestra libertad va a estar muy relacionada con el grado de apego que tengamos a las cosas. Somos tan libres según nuestras mentes nos dejen y nosotros dejemos a ellas ser libres. El desapego nos pondrá en una situación de más libertad emocional y mental.

Vivir en el presente es importante para ir entendiendo más el proceso de desapego, muchas veces estamos apegados a situaciones, personas o objetos de nuestro pasado y por estar viviendo ahí nos limitamos a disfrutar nuestro presente. De igual manera, tampoco podemos vivir apegados a ideas imaginarias de futuros que aun no conocemos. Lo único que está seguro es nuestro presente, y desapegándonos de nuestro pasado y futuro podremos disfrutar más las experiencias y vivencias que vamos teniendo.

Por último, pero no menos importante, algo que a veces nos puede doler en el desapego es entender que las perdidas siempre sucederán. Cómo ya lo habíamos mencionado, la vida está en un constante cambio, nada es para siempre. Asumir la idea de cambio y movimiento nos permitirá llegar a ser personas más fuertes de alma y libres.

Comparte en redes sociales:

2 Comentarios


Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

.

*